Un retrato de grupo no tiene por qué ser una causa perdida.

Me refiero a que no es fácil que todo el mundo salga favorecido o que necesariamente se vaya a gustar al verse.

Fotografía de Retrato

No hay una fórmula infalible pero -tratándose de un grupo de más de veinte personas- hay que dedicar mucho tiempo a planificar la situación de cada persona en la composición y a diseñar una iluminación favorecedora.
El objetivo es que, en el momento de la sesión, todo transcurra con rapidez. Siempre me pongo como tope diez minutos desde que la gente empieza a ocupar su lugar. Pasado ese tiempo es muy complicado que todo el mundo siga concentrado y atento.

En este video making of tienes un resumen -en cuarenta segundos- del proceso de trabajo para hacer en mi estudio el retrato del equipo de la Fundación Princesa de Asturias.