Esta colección de retratos fue un encargo del diario La Nueva España para un reportaje sobre las mejores confiterías de Asturias.