Estos retratos de cocineros pertenecen a distintas sesiones en diferentes restaurantes.
Lo que tienen en común es la idea de cuidar la puesta en escena, la iluminación, la pose, el fondo y la intención.