Hoy era día de recoger en el estudio.

Tras varios trabajos seguidos, es fácil entrar en piloto automático y usar los mismos trucos de iluminación.

Por eso de vez en cuando me propongo recoger todo, colgar ventanas lejos de mi vista y partir de cero. Es una buena manera de desmontar hábitos y huir de las fórmulas.