En sesiones fuera del estudio, nunca estoy seguro de llevar todo lo que necesito.

Fotografía gastronómica para restaurantes

A pesar de que fotografiar un plato de comida parece poca cosa, la diferencia está en los detalles.

Mi manera preferida de hacerlo es una mezcla de luz suave y dura, con ella consigo resaltar las texturas, el color y el volumen.

Para este trabajo fotografiando platos de la carta en el restaurante Casa Chema, empecé por un octa sin tela difusora, situado muy cerca y detras.

Un flash con nido de abeja por encima y una ventana de 40cm. con nido de abeja desde la derecha completan el set.

DSC_5515

Otra cosa que nunca falta en mi maleta es un buen número de cartulinas blancas, negras y plateadas para matizar reflejos o acentuar el interés en distintas zonas del plato. En este caso fueron de gran ayuda para hacer distintas versiones de la fabada asturiana.

_DSC3752

La base en este tipo de fotos siempre suele ser un mantel blanco que luego se puede eliminar en retoque según las necesidades del cliente.

platos 1

Terminamos la sesión en Casa Chema con un retrato de los dueños en el comedor del restaurante. Ésta no estaba en el guión…, por eso nunca se lleva demasiado equipo.

DSC_5534