Me gusta hacer bodegones porque puedes contar una historia de forma sencilla.

Bastan algunos elementos, un poco de paciencia y jugar con la luz.

Es exactamente lo que hicimos para ilustrar un artículo sobre el salmón al inicio de su temporada de pesca en Asturias.

sabores de asturias-224-2

Hay tres luces: dos con nido de abeja para iluminar la madera y crear brillos que le den frescura al salmón, y un octa encima -a baja potencia- para sacar los reflejos de los elementos metálicos y aclarar el interior de la cesta.

_ALE2088